Saltar al contenido

Filamento flexible

filamento flexible

Si hay un elemento que es furor desde hace algunos años y muestra una gran utilidad y eficacia, ese es el filamento flexible; permite crear piezas elásticas de diferentes tamaños y formas y es ideal para utilizar en la impresión 3D.

En un contexto en el que las impresoras 3D están siendo furor mundial, la impresión 3D filamento flexible es cada vez más frecuente tanto para profesionales como para aficionados. Por eso hemos realizado un análisis profundo sobre este elemento y sus cualidades principales, sus propiedades y su funcionamiento.

Los mejores Filamentos Flexibles del 2021


   ¿Qué es el filamento flexible?

El filamento flexible es un compuesto plástico con un agente químico plastificante que produce un aumento de flexibilidad y reduce la viscosidad y la temperatura de fluido. Así, las impresoras 3D trabajan con mayor rapidez y eficiencia y logran crear objetos de cualquier tipo y tamaño.

Es considerado uno de los más rebeldes al momento de imprimir en 3D. A su vez, existen cinco tipos de filamentos flexibles que se emplean a menudo según los requerimientos o necesidades de los usuarios (Soft PLA, Filaflex, TPU, TCP y TPE).


Características del filamento flexible para impresora 3D

El filamento flexible requiere de un extrusor del tipo directo que asegura su buen funcionamiento y larga duración debido a la escasa distancia que mantiene con el hotend. Esto último implica menos probabilidades de que el filamento se doble y se trabe, lo que implica un rápido deterioro tanto del material como de la impresora.

Proclamado como filamento flexible TPU por sus similitudes con este último, este material muestra óptimos resultados cuando trabaja con valores y ajustes precisos. Por ello se realizan diferentes pruebas de manera constante a fin de mejorar los mismos cada vez más.

Lo más recomendable es emplear el filamento flexible con una velocidad de impresión de 25 MM/S, una configuración de capa de entre 0.2 y 0.3 y con la retracción desactivada. Esta última impide que el filamento se trabe cuando se mueve hacia atrás.

La cantidad de relleno debe rondar el 10%, un valor escaso que se explica a partir de la buena adherencia de capa que el filamento flexible posee. También se recomienda imprimir el exterior de las piezas u objetos antes que el interior.


Tipos de filamentos flexibles

Existen cinco tipos de filamento flexible: Soft PLA, Filaflex, TPU, TCP y TPE. 

El primero se emplea para imprimir piezas que deben ser flexibles y no dañarse al doblarse; el segundo, de origen español, es el más adecuado para fabricar plantillas de calzado, neumáticos o correas de relojes, entre otros, producto de su amplia capacidad de estiramiento. 

El tercero ofrece durabilidad, respirabilidad y una alta resistencia al desgaste en casos de baja temperatura; el cuarto se distingue por su capacidad de regresar a cada pieza a su estado normal tras haber sido dobladas o arrugadas; y el quinto es similar al segundo, aunque con un menor nivel de estiramiento.

Conclusión

El filamento flexible es muy práctico, lo que explica su crecimiento en los últimos años y su alta demanda actual. Los resultados obtenidos lo avalan y le otorgan una excelente relación precio-calidad.

Otros Filamentos